Reseña del concierto de Aurora Arteaga & Lluís Capdevila, 30 de Junio de 2017

Publicado el 10 Julio 2017 | Archivado en 25 Aniversario, Actividades Socios, Beca Asociación, Mujeres Fulbright, Socios | Salir del comentario

El pasado 30 de Junio a las 19:30 h en el Instituto Internacional, en Madrid, tuvo lugar un singular y entrañable concierto, ofrecido generosamente por nuestros afamados músicos exbecarios Fulbright, Lluís Capdevila (pianista y compositor) y Aurora Arteaga (cantante y compositora), en beneficio de la Beca Fulbright co-patrocinada por la Asociación.

Aurora es licenciada en Canto Jazz en Musikene (Conservatorio Superior del País Vasco) y licenciada por la UAM en Historia y Ciencias de la Música y en Pedagogía Musical, en 2013 se traslada a Nueva York para profundizar en sus estudios de canto y composición. Se gradúa con un Master of Music en Jazz Performance en la prestigiosa Manhattan School of Music, becada por la Comisión Fulbright, AIE y por la propia institución (MSM).

Entre 2013 y 2016 trabaja como músico en Nueva York, cantando y presentando sus composiciones en New York Live Arts, The 55 Bar, Kitano, Somethin’ Jazz Club o Casa Mezcal. También ha ofrecido conciertos en otros espacios como el Instituto Cervantes de Nueva York, Bronx Museum of Arts, El Taller Latinoamericano o Bowery’s Poetry Club.

Actualmente continúa su labor docente y artística en España, cantando activamente con su cuarteto y como solista en varias formaciones. Trabaja como profesora de jazz vocal e improvisación en el Centro Superior de Música de Madrid y la Escuela de Música Creativa.

La voz de Aurora Arteaga es flexible, dotada de un amplio rango vocal y de colores sonoros cercanos a lo instrumental, algo especialmente presente en sus solos. Su eclecticismo y la influencia de músicas de raíz y de folclore de distintas partes del mundo añaden más matices al resultado. En su repertorio encontramos, además de clásicos del jazz y de la música brasileña y composiciones originales y géneros menos habituales como el chorinho o la canción afroperuana, y creativos arreglos de pop de grupos como Oasis o Bjork.

Lluís Capdevila estuvo casi nueve años, inolvidables y enriquecedores, en la Gran Manzana. «Fui en 2007 con una beca para formarme en el Aaron Coplan School of Music, en Queens. Mi intención era estar sólo dos años, pero la ciudad me sedujo y me quedé», dice. Completó sus estudios con un doctorado en Artes Musicales en la Universidad de Stony Brook (en Long Island).

Capdevila se hizo un hueco en el panorama musical nocturno de Nueva York. Se ganaba bien la vida con el jazz, en solitario o con banda. Durante dos años tocó diariamente, sin descanso en salas, restaurantes o en iglesias. Compartió escenario e improvisaciones con figuras como Philip Harper, James Cammack o Elliot Zigmund.

Ahora vive en Reus. Actúa en locales de la zona y está planteándose dedicarse también a la docencia. Sigue yendo a Nueva York un par de veces al año para mantener vivos los contactos que ha hecho. Y conserva el trío que formó allí y con el que este año ha grabado su primer disco.

Lluís Capdevila y Aurora Arteaga coincidieron estudiando jazz en EEUU como becarios Fulbright, participando activamente en la escena de jazz neoyorquina con sus respectivos proyectos. En el invierno de 2016 comienzan a crear música juntos y a trabajar a dúo en Nueva York combinando sus composiciones y arreglos, en los que pueden encontrarse influencias muy variadas: góspel, músicas de raíz mediterránea y latinoamericana, pop, folk… Presentan un repertorio de cuidados arreglos en los que revisan estándares tradicionales de jazz y música brasileña, y composiciones de los dos.

En el concierto que ofreció el dúo Arteaga-Capdevila en el Instituto Internacional el pasado 30 de junio, con asistencia de numeroso público, además de generosos amigos que colaboraron altruistamente sumándose a la fila cero, tuvimos el gran placer de escuchar un programa muy variado. En la primera parte, se interpretó una selección de distintos autores jazzísticos, incluida una obra de la propia Aurora. En su intervención brilló la autenticidad de su voz a la hora de cantar con una gran variedad de recursos, unas veces melódicos y  otras veces como si se tratase de música puramente instrumental.

Tras una breve pausa Lluís Capdevila tocó una de sus composiciones para el teclado que fue calurosamente ovacionada por el público. Después el dúo interpretó varios arreglos de música brasileña y, finalmente, tras el aplauso generalizado de los asistentes, Aurora y Lluís ofrecieron como propina un clásico neoyorquino.

Comentarios

No hay mas respuestas